La pesca: introducción

Pesca deportiva, actividad deportiva consistente en la captura de peces con fines recreativos y no lucrativos, en contraposición a la pesca comercial. En la práctica de la pesca deportiva se emplean cañas de pescar, carretes, línea o sedal, y anzuelos con cebos naturales o artificiales para conseguir los peces. Es una de las formas más populares de esparcimiento en todo el mundo. Permite a la gente disfrutar al aire libre y aceptar el desafío de su persecución, luchar con peces escurridizos, y quizás, obtener comida.

Historia primitiva

El hombre ha pescado desde la edad de piedra, cuando huesos afilados a modo de lápices se utilizaban como cañas, y trozos de enredaderas como sedal. La pesca, en cuanto deporte y actividad de esparcimiento, es más reciente, aunque también se haya realizado en el pasado. La pintura más antigua que se conoce de un pescador con caña es egipcia y tiene alrededor de 4.000 años de antigüedad.

Platón y Aristóteles mencionan la pesca con caña y Plutarco da consejos sobre los sedales para pescar. El retórico romano Claudio Aelian (170-235 d.C.) escribió sobre los pescadores de truchas de Macedonia que usaban moscas artificiales o anzuelos con cebos emplumados.

En el mundo occidental, durante los primeros siglos antes de Cristo, la pesca estaba aparentemente reservada a las clases ricas, ya que sólo sus miembros disponían de tiempo para practicarla. Por ejemplo, algunos documentos del Imperio romano se refieren a opulentos romanos que construían estanques para pescar, proveerse de presas fáciles para la mesa o simplemente entretenerse.

Los métodos y equipos o aparejos usados para pescar han evolucionado lentamente a través de los siglos y hasta el siglo XV la pesca no se había desarrollado realmente como se conoce ahora. En 1496, Tratado de pesca con caña daba detalles específicos en inglés, por primera vez, sobre el uso de la caña de pescar.

Escrito por Juliana Berners, que era la priora de una abadía cercana a Saint Albans, Hertfordshire, el libro contaba cómo hacer cebos y cañas para pescar, cómo atar nudos en los sedales de pescar e incluso más importante, cómo hacer y usar cebos y moscas artificiales según los hábitos alimenticios de los peces. Los preceptos expuestos por la autora supusieron las bases del conocimiento de la pesca en Inglaterra durante unos 150 años.

Izaak Walton
En 1653 Izaak Walton, en su libro El pescador de caña completo, o la diversión de un hombre contemplativo, contribuyó al conocimiento de los métodos de pesca, y divulgó, con extensas observaciones, los hábitos de alimentación de los peces, sus ciclos vitales y los problemas que los pescadores debían superar para engañar a sus presas.

Walton postulaba también que el verdadero pescador es el que pesca por el amor a pescar y que obtener un pez, en términos deportivos, es muy superior a cualquier otro método de pesca. Con Walton, la pesca evolucionó hacia un arte, y además hacia una ciencia.

Pesca moderna

Desde entonces los pescadores no sólo se esfuerzan en mejorar su aparejo, tácticas y conocimiento de sus presas, sino que también se han dado cuenta de que deben proteger su deporte si quieren que sobreviva. La reproducción de la pesca en viveros, impedir la contaminación del aire y el agua, la restricción de la pesca en ciertas zonas, los límites de las capturas diarias y la legislación protectora se han iniciado en nombre de la preservación del deporte.

La pesca deportiva moderna se puede dividir en dos categorías: pesca de agua dulce y pesca de mar o agua salada. La pesca de agua dulce se practica en lagos, estanques, ríos y arroyos, mientras que la pesca de agua salada se realiza en océanos, estuarios y ríos en los que influyen las mareas.

La pesca en agua dulce es, con algunas excepciones, menor que la que de agua salada; en consecuencia se pesca con cañas, carretes y sedales más ligeros y con cebos más pequeños. Para pescar en lagos, estanques y ríos grandes, los pescadores vadean, se quedan en la orilla, o usan una embarcación para aproximarse a la presa.

Para pescar en ríos más pequeños y arroyos, se usan botas y vestimenta impermeable y se camina por el agua hacia la zona donde se sospecha que está la pesca. Cuando se pesca en agua salada la mayoría de los pescadores utiliza una embarcación que los lleva a los bancos de pesca de alta mar. Algunos caminan a orillas de la costa y playas o en los estuarios para conseguir los peces.

Los peces que se pescan en agua dulce son generalmente salmón, trucha marina, trucha parda y trucha arco iris. La última suele criarse en viveros y luego se suelta en reservas artificiales y lagos para pescar.

La pesca común comprende escarcho, limpia fondos, breca, leucisco, perca, lucio y carpa. Las especies de agua salada más conocidas son bacalao, mújol, congrio, anguila, merluza, cazón, acedía y lenguado. Los pescadores de agua salada y dulce usan a menudo las mismas técnicas básicas, aunque el tamaño de los equipos difiere.

El equipo de pescar ha sido desarrollado y mejorado constantemente. Las cañas y los carretes son más ligeros gracias a materiales modernos como la fibra de carbono y plástico. Los sedales de nailon (nylon) son más finos y resistentes a la rotura, aunque en ciertos casos esto no sea una ventaja.

Pesca de agua dulce

La pesca común usa dos métodos básicos: pesca con boya y caña de media o de bota. Las boyas están hechas de materiales flotantes como balsa o plástico y van fijadas en el sedal del carrete. Se añaden pesos (no tóxicos) para ayudar a descender al sedal y también para enderezar la boya y hundirla un poco en el agua. El anzuelo se fija en la línea principal con un tricot de sedal un poco más fino.

Cuando pican los peces la boya se hunde un poco. El pescador entonces da un ligero tirón de la caña. Las boyas son de diferentes tamaños, formas y colores, para adaptarse a las diferentes condiciones y tipos de aguas.

En la pesca de caña de media o de bota (el segundo método más practicado) se acopla un peso no tóxico a la línea. Cuando se lanza al agua, tanto el cebo como el peso se hunden hasta el fondo donde permanecen inmóviles. El extremo de la caña de media es muy fino y se nota cuando pica un pez por un movimiento del final de la caña.

Ambos métodos mencionados tienen muchas variantes y es el pescador, basándose en su experiencia y conocimiento, quien decide cual usar en un determinado día.

Los pescadores utilizan gran variedad de cebos: cresas, gusanos, semillas de cáñamo, pan, maíz y carne son los más populares. Cebos especiales como bolitas (mezclas altas en proteínas del tamaño de una canica) se usan para pescar carpas.

Cebos artificiales

Cuando pescan con cebos artificiales, los pescadores lanzan sus cañas desde las embarcaciones o desde la orilla hacia áreas donde se puedan encontrar los peces. Una vez que el cebo se posa en el fondo, el pescador recoge sedal girando la manivela del carrete.

Si un pez pica en el cebo que se sube, se enganchará por su cuenta. El pescador enrolla entonces el sedal en el carrete e introduce el pez en una red. Algunos pescadores prefieren sujetar el pez con la mano, si es posible.

Hoy, los cebos artificiales simulan casi toda la comida de los peces. Hechos de madera de balsa, plástico, metal, o goma, estos cebos pueden incluir uno o varios anzuelos. De acuerdo con su peso y diseño, los cebos artificiales podrán usarse para pescar en el fondo, a profundidad media, o en la superficie.

Los pescadores eligen sus cañas en función de las especies de peces que quieren conseguir. Las cañas ligeras se usan para peces pequeños y las resistentes para peces grandes. La mayoría de los pescadores consideran que no es deportivo usar cañas grandes para peces pequeños, ya que la presa entonces no puede demostrar sus habilidades para la lucha.

Pesca con mosca

La pesca de la trucha con mosca es, quizás, la forma más deportiva y difícil de practicar. Las cañas de pescar con mosca tienen entre 2,13 y 3,65 m de largo, según el lugar donde se vaya a pescar (por ejemplo, un arroyo pequeño, un pantano o un río).

Los sedales para mosca difieren del nailon y dacrón que se usan en otros métodos de pesca. Revestidos con varios plásticos, hay diferentes tipos de sedales para mosca: flotantes y los que se hunden con rapidez o más lentamente. Una vez que el sedal de mosca se ha enrollado en el carrete, el pescador de mosca añade un sedal corto de tripa que une al principal.

Los extremos de pescar con mosca son mucho más ligeros, con un diámetro menor que el de la línea principal. El propósito es dejar al pescador más libre y dar una oportunidad al pez que pique para luchar.

Al final de la línea se acopla una mosca, que imita al tipo de insecto que comen los peces. Hecha de plumas, cabellos, o materiales sintéticos alrededor de un anzuelo, la mosca no tiene casi peso alguno.

Las imitaciones de insectos, acuáticos en sus estados de ninfa, crisálida o adulta, pueden ser tan grandes como una bola de golf o tan pequeños como una goma de borrar. Los pescadores eligen sus moscas de acuerdo a la especie que intenten pescar en ese momento.

Para lanzar un cebo tan pequeño, el pescador balancea la caña hacia adelante y hacia atrás hasta que una cantidad considerable de línea se encuentre en el aire. El lanzamiento dependerá del peso de la línea.

Los lanzamientos se hacen sobre lugares determinados, como estanques y pequeños embalses en arroyos, donde la mosca puede tocar el agua y luego flotar (pesca de mosca seca) o hundirse (pesca de mosca húmeda). Si pica un pez, el pescador recoge la línea o cuerda mientras tira del extremo de la caña para que el anzuelo se clave en la boca del pez. El pescador lucha con el pez tirando de la línea con la mano o enrollando la línea en el carrete.

Pesca de arrastre

El arrastre, otra modalidad de pesca deportiva en agua dulce, se realiza desde un bote que se mueve lentamente sobre zonas donde los peces se pueden capturar arrastrando un cebo natural o artificial, sujeto a un anzuelo, con un sedal de 27 m o más, desde la popa del bote.

El arrastre es también el método favorito para pescar peces grandes en agua salada, lo que requiere un bote capaz de navegar en el mar y equipado con asientos de pesca (una silla movible) y unos avíos de pesca especiales y resistentes. Una vez que un pez pica el cebo y es atrapado en el anzuelo se detiene el barco y se saca del agua para introducirlo en el bote. Los pescadores de arrastre usan cañas pesadas y sedales de dacrón o acero.